Errejón sí es el Podemos de derechas

Muchos de ustedes recordarán las famosas declaraciones del que en 2014 fuera presidente del Banco de Sabadell, Josep Oliú, proponiendo crear «una especie de Podemos de derechas».



Ante el arranque con tanta fuerza política y mediática de los Pablo Iglesias (que entonces parecía imparable), la alternativa sobre la mesa era contrarrestar con otra fuerza al margen del sistema bipartidista que hiciera de freno y contrapeso a los neocomunistas del 15M.

En un principio se pensó y de hecho se definió a Ciudadanos como ese partido: que si era una formación creada por el IBEX 35, que si Rivera era el nuevo «falangito» (una especie de mezcla de naranjito y falangista), que si era la alternativa natural a un deteriorado Partido Popular…

La alternativa Vox

Años después, Vox vino a jugar el mismo papel. El fenómeno mediático, la omnipresencia en las conversaciones y corrillos, la subida como la espuma en las encuestas…

La formación de Santiago Abascal fue sin duda, la gran protagonista de finales de 2018 y principios de 2019, y estaba destinada a ocupar un puesto en el Congreso de los diputados, que finalmente se quedó algo más corto de lo que presuponían las encuestas.



Sin embargo, ni la irrupción de Podemos, ni la de Ciudadanos, ni la de Vox, (incluso si me apuran la de UPYD unos años antes), han puesto el punto y final a lo que se ha llamado la irrupción de los partidos de la nueva política.

Más Madrid

Y es que si la fase de UPYD fue la 1, la de Podemos y Cs fue la 2, la de Vox fue la 3, ahora estamos ante la fase 4 de este cambio en el sistema de partidos de esta segunda transición que se tendrá que leer más pronto que tarde en los libros de Ciencia Política.

Y el gran protagonista de esa fase 4 es sin duda Más Madrid. La formación que formara hace unos meses Íñigo Errejón con unos cuantos militantes de Podemos, consiguió no solo superar a su rival en la Comunidad de Madrid en las elecciones autonómicas, sino dejar sin representación a los podemitas en el Ayuntamiento de la capital de España. 0-1 para Errejón en la primera contienda.



Ahora, con toda la pólvora cargada en el arcabuz, Errejón a por todas en una operación en la que parece que va a poner más cerebro de corazón. ¿Dónde tiene opciones de sacar escaños?

Estamos ante la fase cuatro del cambio en el sistema de partidos

En las circunscripciones grandes. ¿Cómo puede hacerlo sin infraestructura humana? Apoyándose en otros partidos de su ámbito ideológico.

Et Voilà

Et voilà. La fórmula perfecta para conseguir una docena larga de diputados es aliándose con partidos como Compromís, -cuyos resultados en las generales yendo en solitario fueron más bien mediocres-, y probablemente utilizando la estructura territorial de Equo para comparecer en otras provincias -un extremo que aun está sin confirmar-.

Si logra algún apoyo político, aunque sea mínimo, como el de Gaspar Llamares+Baltasar Garzón, (Actúa) y sobre todo, consigue la cobertura mediática del binomino TVE-laSexta, el éxito puede estar asegurado.

El Podemos de derechas

De ahí que digamos que Más Madrid, -o la marca comercial que vayan a utilizar- es el Podemos de derechas. No porque su ideología sea conservadora: al contrario, Errejón es la cara más abyecta del comunismo más terrible, con declaraciones por todos conocidas como aquella de que los venezolanos «comen tres veces al día».

Errejón es la hipocresía hecha disfraz, es, como diría Alfonso Guerra de Enrique Tierno Galván esa «víbora con cataratas», que viste de socialdemócrata y lleva la muda marxista.

Errejón es lo que está a la derecha de Podemos y por tanto es el Podemos de derechas. Es el partido impulsado para cargarse a Pablo Iglesias y para poder llegar a acuerdos con el PSOE si los números, -seguramente con el PNV y el PRC-, les llegan a cuadrar.



Errejón y su Más Madrid es un Podemos con mejor marketing, con la cara lavada, con chaqueta de pana en el armario y con la coleta cortada. Es la OPA hostil del PSOE presentada a Pablo Iglesias mediante terceros.

Las encuestas

No podemos analizar aun las encuestas, porque no sabemos ni las alianzas finales, ni las coaliciones, ni si la derecha se dará cuenta de la jugada que probablemente se venga diseñando desde hace tiempo en algún despacho de Moncloa. Pero puede que a ellos los cálculos les salgan.

Luego el sistema D’Hondt de reparto de escaños, caprichoso, injusto, antidemocrático en muchos casos, tendrá la última palabra y los bloques pueden, o bien seguir igual que hasta ahora, o bien determinar una mayoría de gobierno para un lado o para el otro.

Sondeos

Habrá que ir viendo sistemáticamente y rigurosamente los sondeos, tratando de no vernos contaminados por la propaganda que llega a diestra y siniestra. Pero ya tenemos un nuevo actor en el escenario con un papel de no pocas líneas.

El próximo Congreso de los diputados se va a llenar de opciones de todos los gustos y colores. Al menos podremos decir que nos darán vida para rato.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar