Españoles, Franco no ha muerto

Si piensan que con la exhumación de los restos del General Franco, el enfrentamiento civil en España ha terminado, se equivocan


Hoy dicen que se pone fin a una parte de la Historia. A la de 44 años en los que Francisco Franco, antiguo Generalísimo, hoy Dictador en los libros de texto, ha estado enterrado en un mausoleo que él no construyó para sí mismo, y cuya intención (y ahí están los libros de Historia), era la reconciliación nacional.

El Valle de los caídos, -cada vez más Cuelgamuros-, era un monumento a los muertos de ambos bandos. Sí, de los nacionales y de los republicanos, y de la tercera España que se quedó en medio y tuvo que sufrir a las otras dos. Cuelgamuros era una Cruz, sí, que para los cristianos es el símbolo del perdón y del arrepentimiento, que de mucho hubo en ambas trincheras.


No es momento ni sitio ni probablemente seamos nosotros los indicados para sentenciar quién llevaba razón, si los rojos o los azules eran los buenos o los malos, si Franco era un fascista o simplemente defendió a una España que no se quería dejar matar por la otra media.

Lo que está claro es que sacar su féretro, en vísperas del día de los muertos, en plena campaña electoral, con la notaria mayor del Reino, con el escarnio público, con los memes en las redes sociales, no contribuye a que Franco se haya muerto del todo.

Quizás lo estaba hasta ahora, durante más de 4 décadas en las que la palabra reconciliación, tan manida, pero tan necesaria, ha sido el pegamento que ha unido a toda la clase política y social de este país. Ni el PSOE de Felipe González se hubiera planteado hacer algo así, y nos atrevemos a pensar que ni siquiera el PCE de Santiago Carrillo Solares, el de Paracuellos.


Pero ahora Franco vuelve a la primera página, a ser el cartel electoral que exhibe el Partido Socialista en este inicio de campaña, el último recurso para ganar una guerra, -electoral-, en la que probablemente los números no le cuadren a Pedro Sánchez.

Españoles, parafraseando al que fuera presidente del gobierno, Arias Navarro, «Franco no ha muerto». Es el prologuista de esta campaña electoral, es quien inaugura una carrera por los votos y es quien puede despertar, -quién sabe-, a algunos que se iban a quedar en casa y ahora van a acudir a las urnas a votar. Los boomerang es lo que tienen.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar